Buscar

jueves, 25 de enero de 2018

Dónde estudiar para ser escritor



Esta es una pregunta difícil. Primero, porque no es necesario estudiar una carrera para ser escritor. Segundo, porque la carrera de Literatura (con sus menciones) es una carrera para lectores/profesores. Y tercero, porque no hay tantas carreras específicas para formar escritores en las técnicas y artes de la escritura creativa.

Investigué y de verdad no hay muchas opciones donde estudiar para ser escritor.

Veamos qué hay disponible en los distintos países. Marco en amarillo la(s) que son carreras de pregrado. Las demás están destinadas a personas que ya obtuvieron la licenciatura, y en algunos casos son exclusivas para los que estudiaron una carrera en humanidades.

Solo incluyo programas universitarios. No incluyo talleres ni cursos, que de esos hay por montones.

Chile

Literatura creativa en la UDP (pregrado)
Diplomado en escritura creativa en la UDP (postgrado)
Diplomado en escritura creativa en la PUCV (postgrado)

Bolivia

Diplomado en Escritura Creativa en la UPSA (postgrado)

Colombia

Maestría en escrituras creativas en la EAFIT (postgrado)

México

Licenciatura en escritura creativa y literatura, en la Universidad del Claustro de Sor Juana (pregrado)

Perú

Maestría en escritura creativa en la UGP (postgrado)

Puerto Rico

Maestría en Artes en Creación Literaria con especialidad en Narrativa en la Universidad del Sagrado Corazón (postgrado)

--

¿Conoces algún otro programa de pregrado o postgrado en latinoamérica donde se pueda estudiar para ser escritor? Por favoz deja el dato en los comentarios.

sábado, 6 de enero de 2018

Enfocarse en el proceso y no en el resultado [Escribir Novela]



Históricamente me he enfocado en publicar. Quiero publicar lo que escribo, esa es mi motivación. Ignoremos por un tiempo el dónde y el cómo publicar, porque la meta/resultado esperado es publicar.

Pero el tiempo pasa y no estoy publicando tanto como quisiera. Un cuento al año, una novela corta cada cinco años. Y estoy muy consiente de esto, al punto que lo pienso y me desmotivo, mi día se pone agrio, yo me vuelvo amargo.

Durante 2017 investigué el tema, y al comienzo de 2018 casi todos los autores que sigo hablan de lo mismo: no te enfoques en el resutado, enfócate en el proceso. En pocas palabras, no te enfoques en publicar, enfócate en escribir cada día.

Si el resultado es publicar una novela, mi verdadero foco debería crear y mantener el hábito de escribir todos los días, un proyecto a la vez, hasta que esté terminado. 

Veamos un listado de metas, ordenadas de la última a la primera:

  • Meta: Lograr que desconocidos lean el libro.
  • Meta: Publicar un libro.
  • Meta: Editar el manuscrito.
  • Meta: Terminar el manuscrito.
  • Meta: Escribir el borrador.

No puedo hacer nada de esto si no escribo. 

Escribir todos los días es la clave, no importa cuántas palabras escibas cada día.

Esa será mi motivación a partir de ahora. Escribir todos los días.

  • Proceso: Escribir.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Las sensaciones se muestran, no se dicen



El concepto "show, don't tell" suena un poco trillado. "Muestra, no digas" se repite en cada curso, taller, workshop y libro de no ficción relacionado con la escritura creativa al que he podido acceder.

En pocas palabras, "show, don't tell" se traduce mejor como "muestra con descripción lo que está ocuriendo a tu protagonista (PdV), en vez de decrilo al lector en pocas palabras".

Lo dicho:
Carolina está feliz.

Debemos ser capaces de mostrar que el personaje Punto de Vista (PdV) está feliz, describiendo con sus gestos, sensaciones, actitudes, pensamientos y acciones, incluso con una descripción del ambiente; mostrar eso es más inmersivo, más "literario", que sencillamente decir que el personaje "está feliz".

Es un consejo útil. Los grandes narradores de nuestra época lo saben y lo usan de forma natural cuando escriben. ¿Pero cómo se logra este nivel de profundidad? Sin tener que repasar los borradores de un texto una y otra vez en busca de elementos "dichos" que se puedan poder "mostrar".

Las sensaciones se muestran, no se dicen


Es el primer acercamiento a este método de escritura. ¿Cómo se siente el personaje PdV? Cada acción y reacción del personaje PdV está acompañada de sensaciones y sentimientos. Las sensaciones se muestran, y los sentimientos se explican.

Lo mostrado:
Carolina avanza dando saltitos por el pasaje ajetreado del centro financiero. Tiene una sonriza enorme y esto pone en guardia a quienes se cruzan en su camino. Entonces ve a Anton, su colega guapo de traje caro que siempre huele bien. Él avanza absorto en la lectura de su smartphone. Carolina se acerca sigilosa y lo atrapa por la cintura. Aprovecha esos escasos segundos para impregnarse con el perfume ostentoso de Anton, mientras el pobre tipo chilla horrorizado.
Por supuesto que el contexto y la acción dan más profundidad a esta escena que antes era solo una explicación sin cuerpo.

A veces se puede "decir" sin "mostrar"


No es obligatorio mostrar todo en todo momento de un relato. Hay escenas en las que necesitamos que el ritmo se sienta rápido, que una página diga mucho en poco texto. Y eso solamente se logra mostrando menos.

Controlar el ritmo del relato es otra técnica difícil, que se adquiere con mucha práctica, escribiendo y luego editando consciente de lo que se quiere lograr en una determinada escena.

A mayor descripción de un “algo”, éste es más concreto. No es lo mismo “la chica guapa de cabello dorado” que “la rubia de veintitantos de jeanns ajustados, camisa semi transparente, lentes de marco grueso y pañuelo de seda anudado al cuello”; la descripción abstracta dice algo genérico del personaje y deja que el lector imagine todo, mientras que la descripción concreta muestra mucho más del personaje y deja menos para la imaginación.
Extracto de artículo "Escribir terror en el siglo XXI".
Todo está en el objetivo de la escena.

viernes, 14 de julio de 2017

Herramienta literaria para crear personajes (y mantenerlos alineados): GMC

GMC = Goal + Motivation + Conflict = Objetivo + Motivación + Conflicto


Esta es la herramienta que me ayuda con uno de mis principales problemas al escribir: mis personajes se mandan solos y la historia siempre, SIEMPRE, se sale de la ruta trazada. Es similar a otra herramienta que uso llamada "el Arco del Personaje" que es útil para construir la estructura de la historia (estructura general), mientras que el GMC sirve para construir al personaje (estructura específica).

No soy un obsesivo de las técnicas y fórmulas, al contrario, solo las uso cuando me veo en problemas y ésa es otra de las razones por las que me pierdo a mitad de un camino sin bifurcaciones... Lo que quiero decir, es que me gusta trazar la ruta de la historia de manera estructurada, conocer a mis personajes y entenderlos, y a partir de ahí construir todo lo que los rodea a medida que avanzo en la escritura.

Y es en ese proceso de descubrimiento orgánico de la historia que los personajes muestran su verdadero potencial y se me escapan. ¡Se escapan! Como si tuvieran vida propia, ay cómo te entiendo Stephen King. Y cuando intento controlarlos (a fuerza de edición y reescritura) ya es tarde, se vuelven falsos y acartonados.

GMC
Goal + Motivation + Conflict
Objetivo + Motivación + Conflicto


Hay dos maneras de usar esto. La primera es antes de comenzar a escribir la historia, incluso antes de estructurar la ruta de viaje, la escaleta, el logline, el monólogo, las preguntas de la historia... antes de hacer nada de eso, es imperativo conocer a los personajes. Los personajes son primero.

Pero si comenzaste a escribir y ya vas por la mitad y de pronto no sabes cómo seguir, es buena idea hacer este ejercicio con todos los personajes relevantes en tu historia y así la ruta hacia el final se irá iluminando con cada nueva definición.

Haz las siguientes preguntas a tu personaje:



  • ¿Qué es lo que quieres? (Objetivo)
  • ¿Por qué lo quieres? (Motivación)
  • ¿Qué te detiene? (Conflicto)


Tip 1: son preguntas relacionadas a un personaje específico, en torno a su arco del personaje; solo son aplicables a la historia general en lamedida que los actos del personaje afectan a su entorno y otros personajes.

Tip 2: es aplicable a todos los personajes que afectan la historia de alguna manera, solo si el personaje tiene una existencia que trasciende a ese acto con el que afecta la historia. O dicho de otra manera, no sirve en personajes que existen solo para decir algo muy importante y que luego desaparecen.

Tip 3: los conflictos pueden ser muy simples (personaje 1 discute con personaje 2 por música fuerte) o de vida o muerte (personaje 1 debe matar a personaje 2 para cruzar una puerta y personaje 2 debe matar a personaje 1 para que no cruce la puerta). Una historia donde todo es fácil, personajes acceden y aceptan y triunfan sin dificultad, no es una historia que valga la pena ser contada.

Peligro: confundir Objetivo con Motivación. Es impoetante separar qué quieren de por qué lo quieren. El objetivo es bastante simple en realidad, mientras que la motivación puede ser muy profunda y compleja y define cómo el personaje va a reaccionar ante el conflicto.

Ejemplos:


Luke Skywalker



  • ¿Qué es lo que quieres? (Objetivo) : ser un Jedi, como mi padre.
  • ¿Por qué lo quieres? (Motivación) : porque la fuerza es poderosa en mí y porque no tengo nada que perder.
  • ¿Qué te detiene? (Conflicto) : el imperio con su arma destructora de mundos.


Harry Potter (y el Prisionero de Azkaban)



  • ¿Qué es lo que quieres? (Objetivo) : encontrar a Sirius Black y hacer justicia.
  • ¿Por qué lo quieres? (Motivación) : porque traicionó a mis padres y a sus amigos.
  • ¿Qué te detiene? (Conflicto) : los profesores del colegio, mis amigos, el mismo Sirius Black.


Con esta información acerca de mis personajes, ahora sé cómo van a reaccionar cuando ocurran los eventos de la historia, cuando otros personajes con agenda propia metan sus narices, y cuando las cosas no ocurran como se habían planeado.

martes, 21 de marzo de 2017

La diferencia entre Escena, Secuencia y Capítulo [Escribir Novela]



Hay diferencias importantes entre Escena, Secuencia y Capítulo que responden no solo a un uso de lenguaje sino también a la manera en que escribimos, en ritmo y estilo. A saber:

Escena


La escena corresponde a la acción que ocurre en un marco de tiempo lineal y generalmente en una misma ubicación. 

Un salto hacia delante en el tiempo narrativo, o un cambio en la configuración / ubicación, por lo general marca el final de una escena y el comienzo de una nueva. Llamamos a esto un "quiebre de escena" y usualmente se identifica con tres asteriscos.

Para que una escena sea efectiva, debe contener un cambio de polaridad; es decir, las cosas necesitan ir de bueno a malo, o de malo a bueno.

Secuencia


La secuencia es una colección de escenas que están conectadas o relacionadas de manera significativa entre sí, ya sea de forma dramática, narrativa o temática. Una novela se compone de muchas secuencias, al igual que una secuencia se compone de varias escenas.

El "enfoque de tres actos" del desarrollo de una secuencia, incluye una escena de introducción del problema, seguida por una escena que contiene la acción principal o conflicto y luego una escena que se centra en la respuesta a esa acción o conflicto. Estas tres escenas trabajan juntas para formar una secuencia corta.

Una secuencia no tiene que limitarse a sólo tres escenas.

Mientras que cada escena debe contener un punto de inflexión donde la polaridad cambia, las secuencias también deben contener un cambio de polaridad más grande.

Capítulo


El capítulo es una herramienta que los autores usan para obligar a sus lectores a respirar, asegurando una pausa momentánea en la narración. Esto se logra obligando al lector a realizar la acción deliberada de dar vuelta a la página.

Una ruptura de capítulo, entonces, es una herramienta dramática de nuestro arsenal narrativo.

Algunos autores prefieren capítulos más largos que reúnen múltiples escenas y secuencias, mientras que otros autores prefieren que cada capítulo contenga sólo una sola escena.

Los capítulos más largos a menudo se sienten más inmersivos para el lector. Los capítulos más cortos, por otra parte, dan una sensación de rapidez a la historia.

Los descansos entre capítulos sirven como una oportunidad para cambiar de narrador o de tono o incluso de formato.

Resumen


La escena es una pieza de acción continua, contenida en un tiempo y una ubicación determinados.

Varias escenas con un hilo narrativo conectado trabajan juntas para formar una secuencia.

Los capítulos son una herramienta estilística que los autores usan para crear una ruptura momentánea y dramática en la narración.