Buscar

jueves, 1 de diciembre de 2016

La sub-trama como tema principal de una historia


Durante 2016 hice dos talleres literarios de escritura de novela de ficción. Ambos fueron ligeramente distintos entre sí, en contenidos y estructura. Pero hubo algo que tenían en común, algo que definió la manera en que miramos las historias incluso antes de comenzar a escribirlas: y eso es la sub-trama.

Ricardo Piglia, autor argentino, postuló en 1986 una tesis nada novedosa, pero que resume este tema de la siguiente manera: un cuento siempre cuenta dos historias; la primera es la historia visible, el cuento, que sería contado según los estereotipos de una tradición o género literario; y la segunda es la historia secreta, que se construye con lo no dicho, con el sobreentendido y la alusión, y es la clave de la forma del cuento.

Lo que Piglia llama "la historia secreta" es todo aquello que se deja entrever en la historia visible, pero que no forma parte de la trama; la historia secreta es parte del contexto, del trasfondo, es parte del mundo que habitan los personajes, tanto externo como interno, y es efectivamente lo que da forma a la historia. Es lo que yo llamo la sub-trama y según Piglia, es la historia que queremos contar.

La sub-trama (sub-plot) es el tema profundo que nos consume y apasiona, es lo que queremos decir, es aquello que queremos explorar y es la razón por la cual escribimos una historia, ya sea en forma de guión, novela, cuento o poesía. Y la trama (plot) es el vehículo que nos permite transportar esta historia secreta desde nuestra reflexión interna hacia un texto de ficción que se pueda consumir.

Las historias que contamos son un medio de transporte de ideologías, ideas y temas; como los programas del Disney Channel, que no solo cuentan historias entretenidas para niños y niñas, sino que también imprimen en el subconsciente pre-adolescente los códigos del lenguaje, morales, éticos y estéticos de un niño-Disney estándar. La aguja hipodérmica aplicada.

Mi visión del tema se resume en que las historias de ficción que contamos son caballos de Troya: por fuera son objetos de entretenimiento, mientras que por dentro transportan ideologías, ideas y temas en forma de una historia secreta.

*Acerca de la imagen: en la película La Princesa Mononoke, del director Hayao Miyazaki, se nos cuentan muchas historias en forma de sub-trama; una de ellas es la historia de los leprosos en Japón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario